Feministas por la igualdad, la supuesta discriminaición laboral por sexos

 

Inicio
Agenda
Colabora
Conferencias
Contacto
Comunicados
Estudios
Foro
Noticias
Opinión
Ver y oír

 

 

 

La supuesta discriminación laboral por sexos.

Hemos sacado datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), para ver qué tan desigualdad existe en el mundo laboral entre varones y mujeres. No hablamos de diferencias salariales, esas son denunciables, penadas por ley. El resultado creo que es esclarecedor. Desde mi punto de vista deja muy a las claras que tal discriminación es una más de las alarmas sociales levantadas por la ideología de género.

En la parte alta de la tabla, en aquellos puestos que todos consideramos como trabajos cómodos, la mayoría son ocupados por el sexo femenino. Hay una excepción, las gerencias. Están agrupadas en una sola barra las públicas y las privadas. Las diferencias no son escandalosas y, en cuanto pasen unos pocos años, muchas mujeres tan preparadas como los hombres, estoy segura que asumirán su puesto en ellas por su valía y no por paridades impuestas.

Dentro del apartado de PROFESIONES ASOCIADAS A CARRERAS UNIVERSITARIAS Y DE TÉCNICOS DE APOYO, sólo existe mayoría de hombres en los campos de Ingenierías, Física, Química o Financieros, en el resto, la mayoría son mujeres, de ahí que el resultado sea favorable a este sexo.

En las oficinas, los puestos administrativos son también del mismo signo: femenino.

Cuando bajamos la tabla y llegamos a esos trabajos que todos consideramos como incómodos y no deseables, esos con los que amenazamos a nuestros hijos que realizarán si no terminan una carrera universitaria, la cosa cambia, y mucho. En dos partidas los porcentajes se acercan mucho, aunque la mayoría es masculina, estos son restauración, seguridad y dependientes y trabajadores no cualificados exceptuando limpieza. Hay otras dos partidas, dentro de la parte baja de la tabla, donde la mayoría femenina es aplastante, estas son limpieza y servicios personales. El resto de partidas (5 de 9) son aplastantemente masculinas: peones, operadores y obreros de construcción, minería, industria, agricultura y ganadería, conductores... en fin, todos ellos trabajos muy dignos pero que supongo que ninguno de nosotros los desearía, a priori, para nuestros propios hijos.

La última partida es la de las Fuerzas Armadas. Ésta la hemos dejado aparte de todas las demás. Siempre hablan del sufrimiento y del sacrificio de las mujeres, que no niego. Pero quien generalmente ha dado la cara, y la vida en muchísimos casos, en conflictos armados y en defensa de la independencia del país y de la protección de la población, han sido hombres  y así sigue siendo y espero que así continúe ya que los atributos masculinos así como su configuración cerebral, les habilita mucho más para llevar a buen puerto esta actividad en bien de todos. Aunque si las mujeres quieren acceder a ello tampoco me parece mal, siempre y cuando estén capacitadas, en igualdad de condiciones a realizar con éxito las pruebas pertinentes.

Por último, hemos tomado datos de los accidentes laborales, tanto los de gravedad como los que tuvieron como resultado la muerte. Aquí ya la diferencia clama al cielo, mayoría aplastante masculina.

Pulsa en el gráfico para ampliarlo.

Los datos han sido tomados de la página del Instituto Nacional de Estadística.

Hemos tomado una captura de pantalla para conservar los datos.

Pulsa en la imagen para ampliarla.